miércoles, 7 de mayo de 2014

Lev Manovich: "El software es el mensaje"


Lev Manovich: “El Software es el Mensaje”

Pongan atención, artistas, comunicadores y académicos, porque estamos en presencia de una innovación tecnológica revolucionaria, que ofrece numerosas posibilidades expresivas y de comunicación a cualquier profesional de la cultura digital.
Se trata del imperio del software, y más particularmente, de la teoría que Lev Manovich desarrolla en su libro, Software takes command (2013), con su mágica consigna: software is the message.
En 2014, la relación con otro visionario, resulta inevitable. Hace medio siglo, McLuhan clamaba por “La comprensión de los medios” y lanzaba su famosa teoría El medio es el mensaje. Hoy Manovich – una de las máximas autoridades en estudios de software y culturas digitales masivas –, viene con una teoría aún más radical y contundente: el software es el mensaje, convertida en una categoría imprescindible para los nuevos criterios de análisis y comprensión de la contemporaneidad.
Esperamos vivamente que Manovich no sea objeto de malentendidos como lo fue McLuhan.


“There is only software 

Este triunfo del software no ha sido cuestión de un día para otro. Resulta que la computadora ya tiene ocho décadas en el quehacer cultural, económico, industrial, de investigación científica y otras actividades.
Sin embargo, en los últimos veinte años ha trascendido su propia identidad como medio que todo lo puede y todo lo hace. Se ha vuelto un metamedium (término usado por Alan Kay en los 60), es decir, un medio que está más allá de los medios, de alcance planetario, que tiene el alma en el software y el software en el “cuerpo”. Porque “there is only software”. No hay cosas así como medios digitales. Sólo hay software aplicado a los datos de los medios (o ‘contenido’),  explica Manovich.
Es más, cuando nos referimos a la computadora como “medio digital”, no deberíamos decir “medio”, sino “software”. ¿Quién  fue que inventó ese cambio lingüístico? ¿Por qué?
“Hoy en día ya el medio no es el mensaje. Y la expansión continua de qué es lo que los seres humanos pueden expresar y cómo pueden comunicarlo, constituye ahora nuestro contenido”.
Es lo que Manovich señalaba en su ponencia “Software is the message” presentada en la Conferencia Mundial de Lideres en Software y Arte (LISA) realizada en Nueva York el 1ero de noviembre  de 2013.
Y es también lo que el mismo autor propone en su libro “Software takes command”, cuya versión más elaborada salió a finales de 2013 y se encuentra en Internet: http://issuu.com/bloomsburypublishing/docs
A estas alturas del siglo XXI, pareciera que pocas personas en el mundo se dan cuenta del impacto del software en la cultura de la cotidianidad, de su basamento teórico y por qué el software toma el mando.
El propio Manovich lo apunta en su mencionado libro: “Extrañamente el software es una categoría teórica invisible para la mayoría de los académicos, artistas y profesionales interesados en IT (Tecnología de la Información) y en sus efectos sociales y culturales”.
Con este acercamiento al trabajo reciente de tan singular investigador-estrella de la contemporaneidad, iniciamos el recorrido periodístico por los nuevos paradigmas que nos ayudan a comprender el arte de nuestro tiempo, tal como lo prometimos en la primera entrega, Arte del postpresente.
¿Adivinen cuál es la número uno entre tres expresiones esenciales seleccionadas por historiadores, profesores de arte, curadores, críticos, pensadores, artistas, para la comprensión de la contemporaneidad?
La de Manovich, por supuesto.

Paradigma 1: la infoestética

Casi en simultaneidad con su reconocido libro, The language of new media (2001), en el que teorizaba sobre los medios digitales como formas de arte, Manovich propuso el nuevo paradigma de la infoestética.
Este proyecto, todavía en desarrollo, “escanea la cultura contemporánea para detectar las estéticas emergentes y las formas culturales que requieren una computadora digital para producción y consumo de websites, CD Roms, environments virtuales, instalaciones interactivas, visualización de la información y dan origen a nuevas formas (...) Necesitamos diseñar formas para nosotros mismos. Creamos formas no sólo para procesar información (…) De hecho, la palabra infoestética viene de información, que ya contiene el término forma”. (Lev Manovich: “Introduction to the Info-aesthetics”. En: Antinomies of art and culture. Smith, Enwezor, Condée (editors). Duke University Press, Durham, 2008).



Como investigador cultural del presente, Manovich cubre varias áreas de la cultura: cine de animación, arquitectura, diseño web, diseño de interface, artes visuales, new media art, entre otras.
No por nada, en una lista de 2013, ocupa el segundo lugar entre las 25 personas que determinan el futuro del diseño: está entre el número 1 que es Casey Reas y el 3 que corresponde a Jonathan Ive.   
Ahora Lev Manovich va aún más lejos. Pionero en el análisis de datos sociales masivos de la imagen digital, estudia los efectos de la cultura del software y mucho más. Hasta coordina un proyecto sobre uno de los últimos trends de la bohemia hipermediática (para quedarnos con nuestra terminología): los selfies, cuyos detalles podrán leer más adelante en estos Toques de Contemporaneidad.
En fin, todo lo que uno pueda imaginar en cuanto a ciencias de la computación, Tecnología de la Información, los softwares más sofisticados para elaborar mejores mensajes, todo forma parte del trabajo diario de Lev Manovich, quien se reafirma, cada vez más, como una de las máximas autoridades en una materia tan compleja como lo es el software y todo el universo de programas, aplicaciones e innovaciones digitales en general. 

¿ Por qué el software es esencial para el arte contemporáneo?

Naturalmente hablamos del arte que se elabora con medios digitales, que no son excluyentes con respecto a los muchos otros medios que se emplean en la creación artística actual, que llamamos more media art.

El mismo Manovich explica en su libro. Software takes command, para qué sirve el software de los medios, los programas más conocidos tales como Word,  PowerPoint, Photoshop, Illustrator, After Effects, Final Cut, Firefox, Blogger, Word Press, Google Earth, Maya y otros.
“Estos programas permiten crear, difundir, dividir la imagen, remezclar imágenes, desplazar secuencias de imágenes, diseño tridimensional, textos, mapas, elementos interactivos y varias combinaciones de esos elementos, como websites, aplicaciones interactivas, gráficos en movimiento,  globos virtuales y demás”.
“El software de los medios también incluye web browsers, como Firefox y Chrome, email, programas de chat, nuevos lectores y otros tipos de aplicaciones de software, cuyo primer centro  de interés es el acceso al contenido de los medios, aunque  éstos a veces también incluyen algunas obras de ficción creadas y editadas”. (Lev Manovich, Software takes command, Bloomsbury Academic, New York, 2013).


 Sin duda, hay muchos artistas y comunicadores en el mundo  que utilizan softwares cada vez más sofisticados para  crear maravillas, que van desde una flamante presentación de un tema hasta el universo convertido en poesía. Con efectos emocionales impredecibles.
A todas  éstas, a lo mejor se preguntarán cuáles son las actividades específicas de tan  emblemático personaje. ¿De dónde viene? ¿Dónde trabaja?

De la innovación académica al fenómeno selfie

Lev Manovich es profesor en The Graduate Center de la City University de Nueva York (CUNY Computer Science Program). Fundador y director, desde 2007, del Programa Software Studies Initiative.
El laboratorio en el que trabaja está desarrollando cultural analytics (analítica cultural), análisis computacional y visualización  de base de datos culturales visuales masivos.
Autor de varios libros, entre los que figuran Software Culture (Olivares Edition, Milán, 2010); Software Takes Command ( Bloomsbury Academic, New York, 2013); Soft Cinema DVD ( The MIT Press, 2005); The language of New Media ( The MIT Press, 2001) y otros.      

También ha publicado numerosos ensayos sobre sus investigaciones y por si fuera poco, Lev Manovich, pionero en el análisis de datos visuales sociales, coordina el Proyecto Selfiecity, en el que un equipo investiga cómo la gente se fotografía a sí misma con los teléfonos móviles.
El proyecto reúne, entre otros hallazgos, sorprendentes datos visuales demográficos, visualizaciones mediáticas que revelan patrones interesantes (imageplots) y una aplicación interactiva innovadora, Selfiexploratory, que permite explorar 3200 selfies Instagram, realizados en cinco ciudades – New York, Moscú, Berlín, Bangkok, Sao Paulo –    a razón de 640 imágenes por cada ciudad.
Entre otras sorpresas encontraron que las personas se toman menos selfies de lo que se podría pensar; la mayoría son de mujeres, los más jóvenes son lindos y bellos, con una edad estimada de 23,7 años; Bangkok y Sao Paulo son pura sonrisa, las mujeres muestran poses más expresivas que los hombres, particularmente las brasileñas y muchos datos sobre las ciudades. Hasta tienen una sección de ensayos teóricos sobre el fenómeno selfie.


En suma, los selfies no son puro juego y frivolidades trendy, sino una expresión de la comunicación en el siglo XXI, bastante reveladora. Tan  válida como cualquier otra producida por medios digitales o no digitales.
¿De dónde viene el genial número 2?

De Rusia… con todo

Lev Manovich nació en Moscú y allí estudió  Bellas Artes, arquitectura y programación de computadora.
En 1981 se instaló en Nueva York, donde recibió el Master en Psicología Experimental  (NYU 1988) y el PhD en Estudios Visuales y Culturales de la Universidad de Rochester en 1993.

Su tesis doctoral, The Engineering of Vision from Constructivism to Computer, trata los orígenes de los medios que usan computadoras, relacionándolos con el arte de vanguardia de los años 20.Manovich ha estado trabajando con computadoras como artista diseñador – programador, desde 1984.
Entre 1996 y 2012 fue profesor de Artes Visuales en la Universidad de California en San Diego, donde daba clases en Arte Digital, Teoría de Medios, Humanidades en Digital. 
Fue director del Laboratorio de Análisis Cultural en el Instituto de Telecomunicaciones y Tecnología de la Información de California. Ha sido profesor visitante en universidades de distintos países. Sus proyectos han sido presentados en varios museos y centros culturales, entre ellos, The Chelsea Art Museum (Nueva York), Centro Pompidou (París), Instituto de Arte Contemporáneo (Londres).
Por supuesto que seguiremos hablando de este excepcional creador e investigador de la contemporaneidad. Y también de los otros paradigmas.
Gracias por la atención a las columnas anteriores y hasta la próxima.

Links
Nuestras presentaciones en PowerPoint en http://www.labohemiahipermediatica.com/ Timeline de la imagen sintetizada y Toques de Contemporaneidad (Nuevos medios y su impacto en el arte contemporáneo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada